Redux: Dark Matters

Lo prometido aún es deuda en Dreamcast con Redux: Dark Matters

Redux: Dark Matters

Después de muchos retrasos y una alarmante falta de comunicación clara por parte de sus creadores, Redux llega finalmente a Dreamcast para demostrar que nunca es buena idea aprovecharse de la confianza de tu público

Resulta difícil analizar con objetividad la obra que nos ocupa, y el principal motivo es que sus autores eligieron vendernos como nuevo juego algo que no sólo no lo es, sino que llega con una calidad final y unos acabados, por así decirlo, que parecen indicar que el lanzamiento se ha hecho deprisa y corriendo, como si su producción no se hubiera retrasado más de un año y no hubieran contado con una ingente suma de dinero por adelantado.

Vamos por partes. No podemos entretenernos ahora en si Dreamcast fue una consola con una muerte inmerecida, pero sí afirmar que seguramente fue ese prematuro carpetazo por parte de Sega lo que animó a diversos fans a desarrollar toda clase de emuladores y aplicaciones para ella, por supuesto sin licencia oficial. Los más audaces han ido realizando sus propios juegos comerciales a lo largo de esta última década. Uno de estos pequeños equipos es responsable de Dux (Hucast, 2009), un colorido matamarcianos horizontal con gráficos pre-renderizados que hace uso de la máxima resolución de la 128 bits de Sega. Un juego sencillo y entretenido, tal vez con una dificultad algo irritante, y con un par de bugs especialmente molestos. Hucast prometió a los compradores que les enviarían una actualización gratuita… y nunca más se supo.

Redux: Dark Matters

Pasan tres años, y los mismos autores inician una campaña en Kickstarter destinada a crear un “nuevo shoot ‘em up” para Dreamcast, iOS, Android, Steam, XBLA y PSN. La recaudación se supera ampliamente y prometen ciertas mejoras al planteamiento inicial. El dinero servirá para desarrollar, en principio, todas las versiones, pero también para finalizar la producción de Dux 1.5 (Hucast, 2013), la actualización que prometieron en su día. Una de las opciones de colaboración y compra en esta campaña es la edición limitada de Redux: Dark Matters (Hucast, 2013), que incluye también esta versión “1.5”. Si se incluyen ambos en un pack -el título “nuevo” para el que se recauda y la actualización de la anterior entrega- nadie puede pensar que se trata, en realidad, del mismo juego, ¿verdad?

Aquí tenemos el primer engaño o, al menos, media verdad que no entraremos a debatir si es intencionada. Dux, Dux 1.5 y Redux: Dark Matters son, simplemente, revisiones de la misma obra de hace ya casi 5 años, aunque sus autores obtuvieran más del doble de la suma inicial requerida dando a entender a su público que se trataba de una secuela. Y lo peor es que ninguna de las imágenes mostradas para dicha promoción es real: en todo momento se han utilizado capturas en alta definición provenientes de la versión aún en desarrollo para PC. Incluso el tráiler de lanzamiento mostraba una resolución y nitidez de lo más ilusionante sin dar demasiados datos… hasta que los usuarios pidieron algo más de concreción y Hucast añadió a posteriori “gameplay de PC” en la descripción del vídeo.

Pero, francamente, nada de eso habría importado si en Dreamcast el producto final hubiera estado a la altura, no ya del material mostrado, sino de las revisiones anteriores. Si nos ponemos a comparar de forma concienzuda las tres “entregas”, comprobamos que Dux 1.5 arregla el bug más grave del original y re-equilibra la dificultad, mientras que Redux: Dark Matters presenta nuevos elementos en los fondos pero también la mitad de resolución, una dificultad totalmente descompensada de un nivel a otro… y nuevos bugs.

¿Cómo ha podido pasar esto? Nosotros nos hemos preguntado lo mismo con una cara parecida a la que se nos quedó cuando recibimos Aliens: Colonial Marines (Gearbox Software, 2013), y es que hay cosas que tienen difícil explicación, salvo que seamos malpensados. La razón más evidente es que Hucast ha concentrado sus esfuerzos en la versión para PC, que ha recortado y comprimido hasta los 240p. Como decíamos, la mitad de lo esperado en Dreamcast. Y no es que esa resolución tenga nada de malo per se -que se lo digan a los clásicos de SNK y Capcom– sino que, simplemente, esto no es pixel art creado para la ocasión a dicho tamaño, sino una adaptación de gráficos pre-renderizados, diseñados para una resolución muy superior, adaptación que da como resultado la presencia de “artefactos” en algunos sprites y cierto aspecto borroso en general. Hasta que los usuarios han comenzado a recibirlo en sus casas, el reclamo “HD visuals” podía leerse en la web oficial del juego, cambiado ahora por un críptico “arcade style visuals”.

Redux: Dark Matters

Es más, en ningún momento se han facilitado capturas reales de esta versión a la prensa. Al recibir preguntas y quejas sobre este hecho y sobre la intencionalidad de mostrar gameplay de PC en un tráiler de lanzamiento de Dreamcast, Hucast responde, por un lado, que no disponen de medios para capturar imágenes en la consola y, por otro, que se “confundieron de versión” al grabar el vídeo. Y no vamos a entretenernos en explicar cuál de las dos respuestas nos parece más inverosímil. Sacad vuestras conclusiones.

Lo gracioso es que el original sí se veía perfectamente nítido y a 480p. Y aunque ahora el sistema de armas sea un pelín más sofisticado -que no intuitivo- y los fondos algo más elaborados, es tarea complicada intentar justificar esta caída de resolución alegando que el hardware tiene poca RAM. Sobre todo cuando hace menos de un año se lanzó por fin Sturmwind (Duranik, 2013) en la misma consola y con un acabado netamente superior en todos los aspectos. Sin ralentizaciones, ni excusas, ni malas respuestas a las quejas de usuarios, que también las ha habido. Es más, dos redactores de GTM hicimos el intento de preguntar sobre este tema a los creadores a través de su página de Facebook. La respuesta fue el borrado de nuestros comentarios y el bloqueo de nuestras respectivas cuentas de dicha página. Vivir para ver.

Eso sí, al menos los usuarios que aportaron su dinero a través de Kickstarter han recibido el producto, y los compradores del Dux original también han conseguido por fin su “actualización gratuita”: Dux 1.5 en sus casas siempre que dispusieran de alguna forma de demostrar la compra, realizada allá por 2009. No obstante, la inexactitud en la comunicación ha sido una constante desde el inicio de la campaña de recaudación. Tanto Dux 1.5 como las ediciones limitada y steelbox de Redux: Dark Matters se anunciaron como exclusivas de Kickstarter y, pese a todo, se pusieron en venta anticipada desde la tienda online de Hucast, provocando el enfado de los “coleccionistas puristas”, que adelantaron su dinero convencidos de que compraban precisamente eso, un objeto exclusivo. A día de hoy, no ha habido respuesta o explicación por parte de Hucast.

Redux: Dark Matters

Ya con el producto final en las manos -en nuestro caso, la edición limitada que incluye la revisión anterior del juego, como se aprecia en la imagen-, comprobamos que no hay manual, sino una sola hoja con los créditos del juego. Ni historia, ni instrucciones. Curioso, dado que una vez nos ponemos a jugar comprobamos que tampoco hay intro ni tutorial alguno, así que hay que hacerse con el manejo un poco a tientas, aunque pronto veremos que estamos ante una mecánica de juego heredera de R-Type (Irem, 1987). La principal novedad es el arma bullet soaking, que rodeará nuestra nave con una suerte de campo de fuerza con el que “marcar” a los enemigos que se adentren en él para, posteriormente, lanzarles un rayo teledirigido. Todo ello si contamos con suficiente energía, que cargamos a medida que recogemos el oro que dejan atrás las naves que derribamos. Además, podemos dejar pulsado el botón de súper-rayo y soltar una descarga de energía mayor. En resumen, los controles en sí no son el problema, sino los picos de dificultad y, por ejemplo, un bug al final del primer nivel que puede bloquear por completo el juego.

A lo largo de 7 niveles con sus respectivos jefes finales, que no negaremos que gozan de un interesante diseño, disfrutaremos de una nueva banda sonora de Andre Neumann, compositor de las revisiones anteriores. Sin duda, uno de los pocos puntos fuertes del título, con temas de música electrónica pegadizos y absorbentes. Es una pena que los efectos de sonido sean mínimos, anodinos y prácticamente inaudibles en la mayoría de casos. Por otro lado, renovar por completo la música con cada actualización pero mantener la práctica totalidad de elementos restantes intactos resulta escasamente práctico.

Redux: Dark Matters

Los añadidos estéticos tampoco cambian el hecho de que los escenarios y sus obstáculos no se han modificado desde la primera versión. Las únicas novedades realmente destacables son un escenario y una nave adicionales, ambas promesas surgidas de la exitosísima recaudación en Kickstarter. Dicho nivel es el más oscuro del juego y, por su parte, la nave actúa como modo de dificultad extra al no disponer de escudos.

Lo más grave es que Redux: Dark Matters ni siquiera es un mal juego, pero sí tremendamente decepcionante. Por desgracia, esta manera de hacer las cosas no sólo mina la confianza en proyectos futuros de Hucast, sino en iniciativas comerciales independientes de características similares, con todo el esfuerzo y dedicación que conllevan.

Alternativas

  • Del catálogo oficial de la consola, Border Down (G.rev, 2003/2005).
  • De entre los indies, sin duda, Sturmwind, ampliamente superior a Redux.

Positivo

  • Original estética.
  • La BSO de Andre Neumann.

Negativo

  • Ni instrucciones, ni historia, ni intro, ni tutorial…
  • Dificultad descompensada.
  • Que nos vendan como juego nuevo la revisión de una revisión… y además con nuevos bugs y bajón gráfico.

Conclusiones

Entretenido, aunque poco interesante, si no conocías Dux. Enormemente decepcionante si esperabas su versión definitiva… y más si pagaste con tanta antelación.

2 comments on “Lo prometido aún es deuda en Dreamcast con Redux: Dark Matters

  1. Google translate did a pretty poor job on this but i got the gist of it.

    Very refreshing to see a completely impartial, fair, and honest review of the game – which makes a change from many of the other retro sites too scared to chime up for fear of upsetting one of the few Dreamcast developers. So a big thanks to you for voicing what so many of us are thinking

    1. Wow, thanks for taking the time to read it despite not being your mother language! I’m curious, how did you come accross my blog/review?
      Honestly, I really wanted to like Redux. I was so eager to get a new DC game and I was hoping for a full-res new iteration of the “series” (so to speak), but it was such a huge let down. Terrible communication from Hucast didn’t help at all. Why every single review I’ve found so far sounds exactly like you said (flaws don’t matter, we got a new DC game, yey!) completely elludes me.

      By the way, this review was published on good old paper as part of spanish multiplatform magazine Games Tribune (I’m its current editor).

      Best regards,

      Carlos

Deja un comentario