Blue Sky Blue · Dreamcast · Hombreimaginario.com

Los últimos coletazos de Dreamcast (III). Erotismo, reediciones y algo más

Majo no Ochakai · Dreamcast · Hombreimaginario.com

En este tercer capítulo, veremos cómo la oferta de juegos en lo que quedaba de 2003 se basó, salvo sorpresas de última hora, en visual novels eróticas y reediciones de éxitos previos

Como decíamos en el capítulo anterior, el emblemático The King of Fighters 2002 fue sin duda lo más interesante de la primera mitad de 2003. Apenas unos días más tarde de su salida, terminando el mes de Junio, aparecieron tres nuevas visual novels para las que existieron ediciones especiales limitadas.

El primero de esos títulos, Majo no Ochakai, presentaba un evidente “18” en su portada. Se trataba de una conversión del mismo juego de PC, un simulador de citas de alto contenido erótico a pesar de que el diseño de personajes hacía de las féminas auténticas alumnas de primaria, de ojos enormes y expresión a todas luces infantil (aún más de lo que ya es habitual en los dibujos japoneses). El juego dio lugar a su correspondiente serie hentai, y el original de PC fue exportado a Estados Unidos con el nombre de Tea Society of a Witch, aunque eliminando tanto las imágenes sexuales explícitas como los finales exclusivos incluidos en la versión de Dreamcast.

La segunda aventura romántica lanzada el mismo día, como decíamos, también había nacido en su momento para PC. Blue Sky Blue (imagen de cabecera de este artículo) sí era apto para todos los públicos y presentaba un diseño de personajes más estilizado. Un aspecto gráfico muy logrado y toques de comedia eran sus principales puntos fuertes.

Pese a lo que pueda parecer, el mercado nipón nos asegura que los personajes femeninos de Episode of the Clovers son, en realidad, mayores de edad

Episode of the Clovers · Dreamcast · Hombreimaginario.com

Por último, ese 26 de Junio aparece también el exitoso Episode of the Clovers, de nuevo con una carga erótica que se antoja perturbadora para cualquier jugador occidental, salvo afición por la pedofilia más clara. El juego estaba plagado de imágenes como la de arriba y otras que que alcanzaban niveles de erotismo inexplicables para estar protagonizadas por lo que no parecían sino niñas prepubertas. Se diría que, para el público japonés, todo se solucionaba con un bonito “18” en portada. Cabe destacar que tanto Majo no Ochakai como Episode of the Clovers se distribuyeron en fundas tipo DVD para sus respectivas ediciones limitadas, algo que posteriormente se convertiría en práctica habitual con la última hornada de shooters de Dreamcast.

Llegó Julio y, con él, el primer lanzamiento comercial independiente en la historia de la consola, Feet of Fury, obra de Cryptic Allusion (un equipo de desarrollo que parece haber desaparecido). Se trataba de un juego de baile en la línea del archiconocido Dance Dance Revolution, o más bien pretendiendo emularlo, ya que el aspecto final se alejó mucho de éste a nivel técnico. Fue publicado el 6 de Julio por The Goat Store y, al igual que futuros títulos de dicha casa, parecía más una prueba de concepto que un producto profesional, pese al esfuerzo de sus creadores por incluir variedad de características y opciones. Aunque lo recomendable fuera jugarlo con uno de esos tapetes o plataformas de baile disponibles para la máquina, la utilización de un mando corriente también se implementó de forma correcta.

La característica más destacable de Feet of Fury fue la posibilidad de jugar con CD’s grabados por los propios usuarios con canciones a la carta y así definir ellos mismos los movimientos de baile que debían acompañar a cada tema. A día de hoy, The Goat Store aún cuenta con copias a la venta en su web por menos de 8 dólares.

El kit de desarrollo KallistiOS, gracias al cual funcionan posteriores juegos independientes de Dreamcast, se atribuye a Dan Potter, de Cryptic Allusion

Feet of Fury · Dreamcast · Hombreimaginario.com

De nuevo en Japón, My Merry Maybe (10 de Julio), Ma-Gi: Marginal (17 de Julio) y For Synphony: With All One’s Heart (31 de Julio) suponen otras tres aventuras románticas de libro en el catálogo de Dreamcast. Sin duda lo más interesante del mes fue la salida, también el día 31, de Missing Parts 3: The Tantei Stories, la última entrega de la trilogía de visual novels de misterio exclusivas de Dreamcast. Una historia que conseguía enganchar al jugador con un apartado gráfico y una ambientación muy conseguidos. Se trataba del último título de Full On Games para la consola de Sega, aunque posteriormente desarrollarían dos nuevos juegos de Missing Parts para PS2.

Agosto fue aún peor, con sólo tres nuevos lanzamientos el mismo día 7, del mismo género que los anteriores. El primero, Erde: Nezu no Izuki no Shita de (Erde a secas es como se suele encontrar), había salido unos meses antes en PS2. El segundo, Iris, apareció también en PC y PS2, donde llegó a tener varias ediciones. Un juego extremadamente japonés, protagonizado por niñas que hablan sin parar y, culturalmente, casi ininteligible para los occidentales. Por último, Aikagi volvía a recurrir al contenido erótico como principal reclamo, como quedaba patente por el esperable “18” en su portada. Un eroge que gozó de cierto éxito en PC y fue convertido primero a Dreamcast y luego a PS2. Hacía buen uso de las eventuales situaciones cómicas de los animes románticos y nunca llegaba a ser tan explícito como otros títulos del estilo. En Dreamcast contó también con una edición especial limitada.

La trilogía original de Missing Parts: The Tantei Stories conservó la exclusividad para Dreamcast pese a la creación de posteriores entregas para PS2 y PSP

Missing Parts 3: The Tantei Stories · Dreamcast · Hombreimaginario.com

Entre los éxitos que regresaron al mercado al mes siguiente nos encontramos con Rival Schools 2, con sus equipos de deportistas y profesores machacándose mutuamente; The King of Fighters 2000, último creado por la vieja SNK antes de su bancarrota, como ya vimos; Power Stone 2 y su enganchante sistema de lucha 3D; e incluso Capcom vs. SNK Pro, junto a visual novels que gozaban de cierta demanda, como Miss Moonlight o Memories Off 2nd, o el original juego de puzle en 3D desarrollado por Micro Cabin, Tako no Marine, que por supuesto tampoco salió de Japón en su día.

Casi todas estas reediciones aparecieron el 25 de Septiembre, el mismo día que los dos únicos lanzamientos originales del mes. Por un lado, la aventura romántica de rigor, desarrollada por NEC Interchannel para Dreamcast y portada a PS2 al año siguiente: Snow; y por otro, el primer shooter desde Ikaruga, el excelente Border Down, de G.rev. Junto a su orientación horitontal y su imagen a pantalla completa (a diferencia de los shooters verticales cada vez más de moda en los arcades), contaba con una banda sonora pegadiza y que animaba a seguir jugando, escenarios muy vistosos y bien diseñados, con buenos efectos de luces y sin rastro alguno de ralentizaciones pese a la cantidad de objetos en movimiento en pantalla. Pero lo que realmente distinguía a Border Down, más allá de su apartado técnico y de los gigantescos jefes de fase, era su sistema de juego: un nivel de dificultad que variaba durante la partida en función de nuestra elección de nave y de ruta (o “border“), con una jugabilidad y una curva de aprendizaje cuidadas al máximo. Una pequeña joya cuyo precio actual se ha disparado, y más aún en su edición limitada.

Border Down · Dreamcast · Hombreimaginario.com

¿Y Octubre? Octubre fue un mes casi totalmente desierto. Sólo un título nuevo, por supuesto de aventura romántica, y prácticamente con las escenas picantes como único atractivo: Sweet Season lucía con orgullo otro gran “18” en su carátula a pesar de no contener escenas sexuales explícitas. Lanzado para PC un año antes, sería convertido a PS2 ya en 2005.

¡Continuará!

Deja un comentario